Cuando los elefantes vuelen…¡quizás!

sueno-de-emigrar

Foto tomada del artículo ¿Te apuntas a un sueño de bolsillo? de  Fernando Botella

Ayer soñé que trabajaba en una empresa donde sus dueños y dirigentes eran personas muy preparadas, muy capacitadas y dotadas de un gran sentido de la honestidad, la lealtad y la humanidad a la par de ser expertos en los mercados en que competimos. Soñe que mis jefes eran gente buena, correcta y muy legales, que con sus ejemplos conseguían motivar a sus trabajadores. Soñé que en su calidad humana residían los valores fundamentales desde donde construían las bases de su empresa. Velaban en todo momento por la justicia y el correcto valor a sus trabajadores (esos que se parten la espalda día a día defendiendo la empresa como si de su propio negocio se tratase).

En su empresa los “chupaculos”, “trepas” y “traidores” no tenían oportunidad alguna, además de que en esta empresa era legal en todos los sentidos, que los jefes estaban pendientes en todo momento, todo lo hacían pensando en el bien de los que allí trabajamos, siendo del país que fuéramos, estábamos cubiertos legalmente y esto hacía que el entorno laboral fuese la envidia de las empresas de la competencia.

Formábamos un equipo de trabajo estupendo, nos llevábamos todos muy bien, nos reíamos juntos, no existía competencia desleal entre los que formábamos equipo, y celebrabamos continuamente por todos los logros que juntos conseguimos.

Soñé que en esa empresa teníamos un salario digno acorde a nuestro nivel, puesto de trabajo y tiempo invertido.

Mis jefes valoraban tanto nuestro trabajo y sacrificio por reforzar la imagen de la empresa que hasta nos regalaron un viaje de vacaciones a todo el equipo de trabajo, -ahí sonó el despertador-…Ufffffff!!!…solo era un sueño. Esto en España podrá verse “Cuando los elefantes vuelen¡quizás!

No digo que no se pueda conseguir trabajar en un entorno limpio de mediocridad y que no existan empresas así, pero creo que si quieres conseguir trabajar en un entorno así, ¡VETE A MARTE!, en España y en la tierra, escasean empresas y jefes que te valoren y desean tanto bien. Es más común encontrar a jefes que no quieren que brilles con propia luz porque ellos mismos viven en toda oscuridad y carecen de la preparación y el nivel que tu posees, por eso cuando perciben y constatan el nivel que tienes, te intentan anular y te esconden porque ven el peligro de verse doblegados a tus principios, porque temen que tus ideas les dejen a culo descubierto. Esa es la razón por la que muchos en su afán de egoísmo intentan traficar con tus ideas y conocimientos como si de la antigua trata de esclavos se tratase. Pero no hay diferencia alguna, la esclavitud moderna solo ha cambiado de rostros formas y atuendos.

He ahí una de las razones del porque muchas empresas en España se van al traste.

lnulu

Photo by Tommy Ingberg – Suecia 1981

Producto de este sueño, llevo tiempo que al despertar recuerdo las palabras de Mario Benedetti que aquí comparto y que me gustaría tuvieses presente siempre… “No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento”.
Anuncios